La receta de las patatas bravas al horno es muy reconocida en España porque además de ser un platillo que puede ser preparado de manera fácil, es muy delicioso y puede ser consumido por toda la familia.

Ya que este tipo de patatas bravas son preparadas al horno, se disminuye considerablemente el uso del aceite y de grasa en su elaboración y por ende es un plato muy saludable para aquellas personas que deben llevar dietas bajas en calorías, así como para esas personas que su régimen alimenticio no incluyen la carne ya que este platillo solo contiene las patatas y la deliciosa salsa.

Estas patatas deben ser acompañadas de salsas, que pueden ser una mayonesa de ajo que agrega un sabor maravilloso, o por una salsa brava. Ambas pueden ser preparadas en casa o adquiridas en una tienda, pero si quieres lograr un sabor autentico te recomiendo prepararla tú mismo, ya que es súper sencillo y quedarás muy satisfecho con los resultados.

A continuación, te muestro la receta completa de estas patatas bravas al horno, para disfrutes en la cocina familiar realizándola y verás como prepararlas es sumamente fácil.

Ingredientes necesarios para tus patatas bravas al horno:

(Receta para 4 personas)

6 Patatas blancas medianas, que son muy buenas para hornear ya que se cocinan fácil

1 Pimentón rojo, preferiblemente picante

2 tomates

2 cebollas

1 cucharada de aceite de oliva virgen

1 diente de ajo

2 zanahorias

Pimienta (al gusto)

Sal (al gusto)

Hojas de laurel (al gusto)

 Patatas bravas al horno

Preparación de las Patatas bravas en el horno:

Antes de comenzar, debes encender el horno y ponerlo a calentar a unos 190 grados para asegurarnos que esté listo al momento de meter nuestras patatas.

Seguidamente lava bien las papascon agua potable, no retires las cascaras lo ideal es que se cocinen con ella. Luego corta las patatas en tiras no muy gruesas y colócalas en una asadera especial para horno con una cucharada de aceite de oliva, que puede ser vegetal o de oliva, esto queda a tu gusto, luego coloca la sal en la cantidad que desees. Es muy importante agregarle esta pequeña cantidad de aceite ya que logramos que las patatas no se peguen y queden más doradas.

Al colocar las patatas en la asadera, debes asegurarte que queden todas a un mismo nivel, es decir en una misma capa sin colocar unas sobre otras, de esta manera nos aseguramos que queden todas muy bien cocidas, doradas y súper crocantes. Las patatas deben estar en el horno en un tiempo no mayor a los 15 minutos y por ello al momento en el que comienzan a verse doradas deben ser volteadas para así lograr que ambos lados queden iguales.

Durante este proceso que las patatas están cocinándose en el horno, podemos tomar el tiempo para realizar la salsa brava que acompañara a las patatas. Para ello debemos lavar, pelar y picar bien las zanahorias, picar bien los ajos y lavar y picar las cebollas, para luego colocarla la cebolla junto con el ajo picado en una sartén con aceiten que debe estar precalentado para que estos ingredientes comiencen a cocinarse bien.

Seguidamente agregaremos la zanahoria, dando movimientos envolventes para que todos los ingredientes se unan muy bien, luego cuando observemos que la cebolla tiene un aspecto transparente proseguiremos a agregar el pimentón picante que puede estar cortado en tiras o lo que se denomina a la juliana y el tomate que debe estar cortado en 4 trozos cada uno, agregamos la sal, la pimienta y las hojas de laurel a nuestro gusto y dejamos cocinar a fuego lento durante unos 8 o 10 minutos. Recuerda que no debemos olvidarnos de las papas y debemos irlas observando para ver qué tan doradas están y si requieren ser volteadas.

Es recomendable colocarle un poco de agua potable a la salsa cuando observemos que los tomates comienzan a cocinarse, así evitamos que se peguen o la salsa se seque demasiado y quede muy espesa. Tenemos que comprobar que a salsa no nos esté quedando demasiado ácida, por ello debemos probarla con la punta de una cuchara y comprobar que tan acida nos está quedando, si es necesario corregir el sabor lo haremos con azúcar, agregando una cucharada, así logramos que nuestra salsa tenga un excelente sabor.

Pasados los 8 o 10 minutos observamos que los tomates se ha deshecho y la salsa ha tomado una consistencia más homogénea, este momento de retirarla del fuego. Luego tomamos toda esta salsa y la pasamos por un procesador de alimentos o por una batidora para lograr que tenga una textura suave y fina y que puedan ser mejor apreciados sus ingredientes.

Una vez que ya tenemos lista nuestra salsa, sacamos las papas del horno con mucho cuidado de no quemarnos y las colocamos en un recipiente para luego agregar la salsa picante por encima y ahora si nuestro platillo está listo para ser degustado.

Si prefieres una versión más clásica, aquí tienes una receta casera de patatas picantes