Es bastante posible de que pertenezcas a ese grupo de personas que están ocupadas casi todo el día y que cuentan con poco tiempo para realizar las principales actividades del hogar, principalmente para cocinar.

Eso quiere decir que probablemente gastas mucho dinero comiendo en la calle para llenar y satisfacer a tu estómago. Pero lo que no sabes es que es cierto y verdadero que existen infinidades de recetas que tú mismo puedes elaborar, en donde no desperdiciarás tu valioso tiempo y en donde además no estarás forzado a derrochar tu dinero consumiendo en sitios distintos del que no sean tu casa. También te concederá mucho provecho porque estarás no solamente ahorrando dinero complaciendo tu hambre sino que también estarás comiendo de una forma rica y saludable.

He aquí una asombrosa receta, las renombradas patatas a lo pobre al horno, la cual te ayudaremos a realizar por ti mismo y en poco tiempo. Si estás interesado en saber cuáles ingredientes usarás y cómo es el procedimiento para su preparación, sigue curioseando y pon atención para que queden magníficas y empieces a darle uso a tu cocina.patatas a lo pobre al horno receta sencilla

¿Qué implementos necesitarás?

  • 1 cuchillo que corte lo suficiente
  • 1 mandolina de cocina (opcional)
  • 1 tabla para picar
  • 1 mortero o triturador
  • 1 horno
  • 1 bandeja o molde pequeño
  • 1 plato

Ingredientes:

  • Dos patatas grandes
  • Una cebolla grande
  • Tres dientes de ajo
  • Tres ramitas de perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

Procedimiento para elaborar patatas a lo pobre al horno

  • Lo primero que debes hacer una vez sacados de tu nevera los ingredientes que usarás o ya comprados y puestos en una mesa, es ir inmediatamente a tu horno, encenderlo y dejarlo quieto hasta que Lo tienes que ajustar a unos 180 grados Celsius o a 356 grados Fahrenheit. La cantidad de grados dependerá del tipo de horno que tengas.
  • Seguido de eso, tendrás que lavar las patatas y la
  • Posteriormente pelarás las patatas y las cortarás en ruedas planas y
  • El próximo paso consiste en cortar la cebolla en trozos o daditos pequeños.
  • Buscamos una bandeja pequeña, no tan grande ya que apenas son sólo dos patatas, y vaciamos nuestras ruedas de patatas esparciendo por encima de ellas una cantidad abundante de aceite de

Ahí mismo adobamos con una pizca sal y con pimienta negra recién molida. Cubrimos la bandeja con un pañito, con papel de aluminio o con papel film y las dejamos tranquila a temperatura ambiente hasta que se te indique lo contrario.

  • Necesitaremos un utensilio de forma hundida que sirva para machacar en él especias, semillas u otras sustancias, bien puede ser un machacador, triturador o mortero, en donde colocaremos los tres dientes de ajo ya pelados y picados a la mitad junto con un poco de sal y pimienta si así lo prefieres, con las ramitas de perejil fresco previamente partidas y comenzamos a triturar Ya trituradas nuestra especias, buscamos nuestra bandeja con las patatas, retiramos el envoltorio y volcamos el contenido del mortero.
  • Después revolvemos todo e integramos los daditos de Listo este paso del procedimiento, vamos a introducir la bandeja con nuestras patatas al horno y la dejaremos ahí por unos 20 minutos.
  • Esperamos a que avancen unos 15 minutos o cuando observemos que las patatas están lo suficientemente asadas concluiremos la receta sacando la bandeja del horno y sirviendo en un plato de forma preferiblemente cilíndrica.

Recomendaciones:

– Cuando estemos cortando las patatas en rodajas con el cuchillo, intentemos que tengan un grosor de aproximadamente medio centímetro. El tamaño sugerido es con el fin de que nos queden prácticamente enteras al momentos de revolverlas en la bandeja y que al cocinarse no queden duras. Si utilizamos una mandolina para rebanar las patatas no tienes que preocuparte por el tamaño de las ruedas ya que al momento de pasar la patata por la mandolina las rodajas quedarán del tamaño ideal.

– Si se te dificulta o se te presenta algún inconveniente cuando estés cortando las patatas o la cebolla con el cuchillo, puedes muy fácilmente usar en caso de que la tengas a tu alcance, una mandolina, para rebanar de forma muy simple todo lo que necesitas para tu receta. Siempre teniendo cuidado al momento de usar la mandolina ya que es un utensilio de cocina que puede resultar peligroso si no se sabe manipular adecuadamente.

El resultado de tu preparación será increíble, listo para llevárselo de una vez a la boca y empezar a comerlo. Estas patatas a lo pobre al horno te dan las alternativas de elegir si comerlas solas o acompañadas, bien sea como plato principal o como guarnición. Cualquiera de las dos sabrá exactamente igual a la hora de cenar o como un exquisito bocado.

En este enlace tienes una variación con huevo de esta receta que te puede interesar.