Por ser una de las recetas más económicas y de muy sencilla preparación, las patatas a lo pobre con huevo resaltan entre las guarniciones preferidas de muchas personas, aunque también puede ser utilizado como plato principal normalmente para el almuerzo o para la cena, dependiendo del lugar del mundo donde te encuentres.

La receta que se presenta a continuación, está diseñada para dos personas, pero si debes preparar una cantidad mayor sólo debes multiplicar los ingredientes.

Esta receta tiene gran contenido nutricional, debido a que la combinación de sus ingredientes principales, como lo son las patatas y el huevo. Ambos, tienen muchísimas vitaminas, minerales, proteínas y fibra. Es un plato excelente para las personas que hacen la dieta proteica, ya que el huevo es fuente principal de proteínas; además esta receta es considerada “tradicional” por el hecho de ser servida en diferentes comensales durante todo el año.

La elaboración de esta receta tiene una duración aproximada de 30 a 50 minutos, lo quiere decir que es una receta muy sencilla de preparar.patatas a lo pobre con huevo frito

El origen de la receta de patatas a lo pobre con huevo, es una variación de la reconocida receta de patatas a lo pobre, a la cual han decidido agregarle múltiples ingredientes adicionales como chorizo, pimientos e incluso nata. Todas estas recetas son creaciones exquisitas, muy económicas y deliciosas y por estas y otras razones es que han ganado reconocimiento alrededor del mundo.

En el siguiente post te enseñaremos cómo preparar estas patatas pobres con huevo, cuál es su procedimiento, ingredientes y todo lo que necesitarás hacer para que tu creación se convierta en todo un éxito.

Antes de comenzar necesitas:

Ingredientes

  • 4 patatas grandes
  • Un par huevos grandes
  • 3 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Un chorro de vinagre
  • Un par pimientos rojos
  • Sal al gusto

Utensilios

  1. Cuchillo bien afilado
  2. Sartén con tapa

Preparación de la receta de patatas a lo pobre con huevo

  1. Principalmente debemos cortar las cebollas en forma de juliana, es decir en tiras medianamente gruesas utilizando un cuchillo afilado que facilite el proceso. Pelamos los dientes de ajos y estando allí, tenemos dos opciones a elegir: triturarlos o trocearlos en láminas, esto va a depender de tu gusto, hazlo como prefieras.
  2. En un sartén de tamaño medio vamos a colocar suficiente aceite de oliva (al menos 4 cucharadas) y esperaremos a que se caliente. Una vez que haya calentado, colocaremos la cebolla y los ajos, agregando sal al gusto y dejando allí a fuego lento.
  3. Mientras tanto, lavaremos muy bien los pimientos, retiraremos la parte de arriba y los cortaremos en tiras medianamente delgadas y a continuación las agregaremos al sartén en conjunto con la cebolla y el ajo, y dejaremos sofreír tapando el sartén por 5 minutos, mezclando de vez en cuando.
  4. Es momento de lavar y pelar cuidadosamente las patatas, para luego cortarlas en rodajas de 5mm aproximadamente, ya que este será el tamaño adecuado para que no queden duras, ni se quemen. Debes evitar que sean muy gruesas o muy finas, además intenta que todas tengan el mismo grosor.
  5. Agregaremos las patatas a la sartén y lo taparemos nuevamente para que no pierda el vapor. Dejaremos allí por 15 minutos al menos mezclando cada 5 minutos para que no se peguen al sartén y se cocinen bien por ambos lados. Cuando hayan pasado 10 minutos agrégale un chorro de vinagre, el cual le dará un sabor único a este plato y además te ayudará a cocinar muy bien los ingredientes.
  6. Pasado el tiempo de cocción, cascaremos los huevos encima de la mezcla en el sartén, tapando nuevamente para que se cocine con el vapor por al menos 10 minutos, a fuego lento.
  7. Las patatas quedarán al dente y los huevos estarán listos, de no ser así, espera 5 minutos más hasta que consideres que todo esté cocinado correctamente.
  8. Deja enfriar por 10 minutos y sirve por porciones este delicioso plato.

Recomendaciones: ¿Qué hacer para que todo salga bien?

  • La cantidad correcta, es un huevo y dos patatas por cada persona, es decir si tienes 4 invitados deberás agregar 4 huevos y 8 patatas.
  • Utiliza una tapa que logre recoger todo el vapor de la mezcla, ya que esto será lo que le garantice una buena cocción a la receta.
  • El fuego lento será el secreto de tu receta, ya que evitará con éxito que esta se queme o se adhiera al sartén.
  • Puedes acompañar esta receta con vino tinto.
  • Los pimientos rojos le dan una apariencia mucho más apetecible a esta receta.
  • Sí deseas sazonar con algo más que sal, puedes hacerlo sin inconveniente utilizando especias como orégano, comino u otras que seas de tu preferencia.

En este enlace tienes una variación al horno de esta receta que te puede interesar.