Cultivar patatas: más fácil de lo que piensas

Las patatas cultivadas en un huerto casero serán una gran diferencia al momento de cocinar tus propias recetas de patatas. Su frescura le dará un sabor inigualable a tu preparación, y complacerás a los más exigentes paladares.

Quizá pienses que sea muy complicado cultivar tus propias patatas. Pues nada más lejos de la realidad, es sumamente sencillo y puedes hacerlo en cualquier rincón de tu casa. En el jardín, en una terraza, un pequeño balcón o patio, es posible tener una producción suficiente para tu propio consumo. Siempre serán más sabrosas que las que se puedan comprar en un supermercado. En caso de que no dispongas de huerto, te recomendamos que las compres en algún mercadillo local o en alguna tienda de comida ecológica.¡Atrévete, aquí te enseñaremos cómo!

Cultivar patatas, más fácil de lo que piensas

¿Qué se necesita?

Para plantar la patata no tienes que contar con muchos materiales. En primer lugar, compra un tubérculo de patata, preferiblemente ecológica y sana. También se requiere de una maceta textil de aproximadamente 40 litros y sustrato universal (o compost).

¿Cuándo cultivar?

Si vives en una zona mediterránea, lo más recomendable es que hagas la plantación entre el mes de febrero y marzo. Por el contrario, si vives en una zona cantábrica, lo mejor es hacerlo varias semanas después.

¿Cómo plantar la patata?

Hay varios pasos que debes seguir: colocar los tubérculos de la patata en un sitio que les permita recibir luz y aire, de forma tal que generen brotes. Tres semanas después, elige los tubérculos con los brotes más grandes para tu plantación.

Luego, debes preparar la maceta en la que se va a realizar el cultivo. Colócale sustrato unos 30 cm y encima ubica los tubérculos germinados, cuidando que los brotes queden siempre apuntando hacia arriba. Cubre de sustrato las patatas, dejando un pequeño espacio de la maceta. Para terminar, riega lo suficiente, para que la tierra quede húmeda.

¿Qué cuidados posteriores debe tener?

El suelo debe estar siempre húmedo, por tanto, riégalo tres veces por semana. Si notas que florece, es necesario colocarle más agua. Debes estar atento a no hacer charcos, pues son foco de hongos y enfermedades.

Puedes exponerlas al sol, pero ten cuidado de que no lleven calor excesivo, ya que afecta su crecimiento.

Como dato, este tipo de plantas durante la noche y en la mañana se mantienen erguidas. En la tarde se extienden o desparraman por el calor.

¿Cómo es la cosecha?

Una vez que la planta empiece a florecer, puede iniciarse el proceso de cosecha o recolección, lo cual tarda alrededor de 65 a 100 días luego del cultivo.

Debes colocarlas en el suelo durante un día para que se sequen y se ponga la piel dura. No las dejes más tiempo, porque pueden tornarse verdes.

¡Listo, lávalas y empieza a utilizarlas! Una patata hecha en tu propia casa, sin conservantes, sin pesticidas. ¡Sólo con tus cuidados! Por supuesto que el sabor y la frescura resaltará como nunca tus recetas de patatas. Olvídate para siempre de patatas de supermercado.

Y si aún no te animas a cultivarlas, te recomendamos entonces que las compres orgánicas, bien sea en el mercado local o en una tienda de comida ecológica.

Video:

Si tienes dudas, en este vídeo, puedes ver el proceso de forma muy sencilla:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *